Juventudes y pandemia en Oaxaca

Situándonos en el contexto de la pandemia mundial, las desigualdades sociales y generacionales son más visibles y afectan de manera particular a las personas jóvenes –mujeres y hombres-. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), 107 países han implementado cierres de escuelas a nivel nacional, como medida de la emergencia sanitaria, una situación que ha afectado a más de 861.7 millones de niños, niñas y jóvenes.1 En el ámbito económico más del 16% de los jóvenes no trabaja desde el inicio de la pandemia de COVID-19, revela un estudio de la Organización Internacional del Trabajo, el desempleo juvenil registrado a partir de febrero afecta más a las mujeres que a los hombres.2

En México, las afectaciones económicas para las juventudes también son significativas, de acuerdo con una revisión a las estadísticas del IMSS e INEGI, donde se contabilizaron un total de 686 mil empleos formales perdidos entre febrero y marzo, el 24% de las personas despedidas tenían entre 20 y 24 años, seguido por 19% en el rango 25-29 años.3

La crisis ha impactado en los proyectos personales de las personas jóvenes, por sus efectos económicos y sociales.

La juventud oaxaqueña se ve afectada por el cierre de las instituciones educativas, lo cual interfiere con su derecho a la educación formal, además de que no todas las personas jóvenes tienen acceso a Internet o cuentan con el equipo necesario para poder recibir clases. Según la encuesta virtual “Juventudes en confinamiento” realizada por Consorcio Oaxaca en julio de 2020, a la que respondieron jóvenes de las regiones de la Costa, Sierra Norte y Valles Centrales de Oaxaca, el 76% de la personas jóvenes del estado han recibido clases virtuales, el 35.4% de las/os jóvenes no tienen internet o computadora para poder recibir estas clases.

A pesar de las desigualdades para acceder al mundo digital, el 64.7% de las personas jóvenes obtuvo información sobre la Covid 19 en redes sociales, el 23.5% recibió información de sus escuelas y el 11.8% se informó por medio de los servicios de salud de su municipio.

El periodo prolongado de cierre de escuelas y el confinamiento, en la vida de las juventudes se traduce en intranquilidad emocional, el 47.1% de las personas jóvenes se siente triste, mientras que el resto expresa sentir enojo, frustración ansiedad y estrés por la situación actual, tan solo un 11.8% expresa que mayormente contacta con la alegría.

En la encuesta “Estudiar la educación media superior en confinamiento” aplicada a jóvenes del país, los estudiantes expresan una diversidad de emociones destacando la alegría, 95.7%; el enojo, 90.3%; y, la tristeza, 83.2%; según el análisis de datos por sexo el 65% de las mujeres se sienten más enojadas y tristes que los varones.4 Esto porque para las mujeres existe un aumento significativo en la carga de trabajo doméstico y de cuidados no remunerados, derivadas de los roles y estereotipos de género que, desafortunadamente, aún perduran en nuestra sociedad.

Frente al confinamiento, las personas jóvenes encuestadas crean estrategias para hacer menos tortuoso este tiempo de encierro: 35.3% habla con sus familiares sobre sus preocupaciones por el contexto, 29.4% ve series o películas, el resto realiza actividades deportivas para mejorar su estado de ánimo.

La familia es el principal espacio donde las juventudes perciben que la situación económica y laboral empeora como consecuencia de la pandemia del COVID-19, en los hogares disminuyen los ingresos e incluso las/os jóvenes que tenían un empleo lo perdieron a causa del cierre de los espacios, por ello, consideran que la economía no se recuperara en varios años y su preocupación por el futuro se agudiza.

El 58.8% ha podido permanecer en sus casas, mientras que el 41.2% no puede respetar el confinamiento por la necesidad económica de sus familias. Sus comunidades enfrentan desabasto de alimentos y otros productos y como medidas de seguridad se colocaron cercos sanitarios y cerraron las entradas para impedir el paso de personas que no pertenecen a las poblaciones. Las y los jóvenes miran que las condiciones en sus comunidades no son las adecuadas para poder respetar el confinamiento pero consideran necesario respetar las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas, la sana distancia y el lavado constante de manos pues tienen la claridad de que también pueden enfermar o enfermar a su familia si no respetan estas medidas.

Los datos de nuestra encuesta arrojan que el 50% de los servicios en salud de los municipios continúan brindando atención, el 31.3% suspendieron la atención desde que comenzó el confinamiento y 18.8% señala que los servicios de salud en su comunidad o municipio están destinados a la atención del COVID-19. Derivado de lo anterior, el acceso a información sobre derechos sexuales y reproductivos o de prevención de la violencia de género se ha visto disminuido. Debemos hacer mención de que sería importante que los servicios de salud garanticen la atención a la salud mental de las personas jóvenes, a quienes les afecta de manera particular el confinamiento.

Propuestas

La pandemia ha tenido y continuará teniendo impactos sobre las juventudes y como sociedad podemos ayudar a disminuirlos exigiendo a las autoridades mecanismos que mejoren y garanticen el acceso a la educación para las personas jóvenes, evitando la deserción escolar. 

El sistema educativo debe implementar la formación de habilidades socioemocionales para que las juventudes puedan hacer frente al contexto.

Los servicios de salud y las instituciones educativas deben proporcionar información a las personas jóvenes acerca de su salud, los derechos sexuales y reproductivos y prevención de violencia de género. Además de brindar información acerca de la emergencia sanitaria, para que puedan difundirla en sus comunidades y ayuden a atenuar los impactos que se puedan tener.

Como sociedad es importante que exijamos a las autoridades medidas de prevención, protección y mitigación de todas las formas de violencia en contra de las/os jóvenes en el estado, durante el aislamiento.

Notas

1 Fondo de Población de las Naciones Unidas – UNFPA (2020), Los Adolescentes y los

Jóvenes y la Enfermedad del Coronavirus (COVID-19) ACTUALIZADO.

https://www.unfpa.org/sites/default/files/resource-pdf/COVID19-TechBrief-Youth-

24Mar20.pdf

2 Organización de las Naciones Unidas ONU(2020), Más del 16% de los jóvenes carece de

empleo debido a la pandemia del coronavirus.

https://news.un.org/es/story/2020/05/1475042

3 Forbes (2020), La pandemia también azota a los jóvenes. https://www.forbes.com.mx/la-

pandemia-tambien-azota-a-los-jovenes/

4 VALORA (2020) Estudiar la educación media superior en confinamiento, México

https://valora.com.mx/wp-content/uploads/2020/05/Estudiantes-EMS-pandemia.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>